NVIDIA DRIVE Infrastructure

Soluciones integrales para la formación, el desarrollo y la validación de vehículos autónomos.

NVIDIA DRIVE Infrastructure abarca todo el hardware, software y flujos de trabajo del centro de datos necesarios para desarrollar y validar la tecnología de conducción autónoma —desde la recopilación de datos sin procesar hasta la validación. Proporciona los bloques de construcción necesarios para el desarrollo, el entrenamiento y la validación, la reproducción de redes neuronales y las pruebas en la simulación.

Un campo de entrenamiento de centro de datos para el conductor de IA

Un campo de entrenamiento de centro de datos para el conductor de IA

Entrenamiento de DNN

La construcción de vehículos autónomos requiere enormes cantidades de datos. La administración y la organización de estos datos requiere computación de alto rendimiento, así como métodos de entrenamiento inteligentes. Los Sistemas NVIDIA® DGX™ y las herramientas avanzadas de entrenamiento permiten una optimización y un entrenamiento a gran escala y sencillos de redes neuronales profundas (DNN). Utilizando la potencia de las GPU y la IA, los desarrolladores pueden entrenar integralmente las DNN para la percepción, la planificación, la conducción de vehículos autónomos y mucho más.

Flotas de prueba virtuales en la nube

Flotas de prueba virtuales en la nube

Simulación

Es imposible que un vehículo autónomo se encuentre con todas las situaciones de tráfico posibles mientras se prueba en la vía pública. En la simulación, las flotas de vehículos virtuales pueden conducir millones de kilómetros a través de una amplia gama de escenarios, desde la conducción de rutina hasta situaciones raras o incluso peligrosas, con mayor eficiencia, rentabilidad y seguridad que en el mundo real. La plataforma de simulación DRIVE Constellation consta de dos servidores en paralelo que generan la salida del sensor desde el coche virtual y transmite esos datos al ordenador del coche DRIVE AGX AI que ejecuta la pila AV para tomar decisiones en tiempo real. Los comandos de control del vehículo se envían de vuelta al simulador. Este proceso de bucle cerrado permite pruebas de hardware en bucle, con precisión de bits y precisión de sincronización.

Reproducción

A medida que el software de conducción autónoma se desarrolla y mejora, es vital que se puedan probar nuevas versiones con los datos del sensor capturados previamente para evitar la regresión. Con la plataforma de hardware en bucle DRIVE Constellation, los desarrolladores pueden reproducir los datos de conducción y comparar el rendimiento del último sistema de conducción automática con versiones anteriores. Cuando se combina con pruebas de simulación, la plataforma DRIVE Constellation proporciona la única solución integral para la validación basada en la nube de la tecnología de conducción autónoma.

Descubre cómo puedes empezar a desarrollar vehículos autónomos con propulsión de IA.