NVIDIA DRIVE CONSTELLATION

Simulador de vehículos autónomos de realidad virtual

PRUEBA Y VALIDA MILES DE MILLONES DE MILLAS EN EL CENTRO DE DATOS

Imagina que pudieras probar un vehículo autónomo en una variedad casi infinita de condiciones y escenarios, incluso antes de que llegue a la carretera. NVIDIA lo está haciendo realidad, al permitir al sector conducir de forma segura miles de millones de millas de realidad virtual con el nuevo y potente simulador AV NVIDIA DRIVE Constellation.

Vehículos virtuales. Resultados reales.

Vehículos virtuales.
Resultados reales.

DRIVE Constellation utiliza una simulación fotorrealista para crear una forma más segura, escalable y rentable de poner en circulación coches autónomos. Utiliza la potencia de cálculo de dos servidores distintos para ofrecer una revolucionaria plataforma de computación basada en la nube, capaz de generar miles de millones de pruebas de vehículos autónomos.

Drive SIM

Drive SIM

En el primer servidor se ejecuta el software DRIVE Sim para simular los sensores del vehículo autónomo, desde cámaras hasta lidar y radar. Mediante potentes GPU se generan flujos de datos "fotorreales" que crean una amplia gama de entornos y escenarios de pruebas. Esto significa que puedes probar fácilmente condiciones poco comunes y difíciles: temporales, tormentas de nieve y deslumbramiento agudo en diferentes momentos del día y de la noche, con diferentes superficies de carreteras y alrededores.

Drive Pegasus

Drive Pegasus

El segundo servidor contiene un potente ordenador de IA para vehículos DRIVE Pegasus que ejecuta la pila completa de software binario compatible para vehículos autónomos que funciona dentro de un vehículo autónomo. Procesa los datos simulados como si procedieran de los sensores de un coche que circula por la carretera.

Un completo bucle de retroalimentación

Un completo bucle de retroalimentación

Juntos, DRIVE Constellation y DRIVE Sim crean un sistema de “hardware en bucle”. En este bucle de retroalimentación digital, los datos de sensores simulados se vierten 30 veces por segundo al sistema informático AV Pegasus y se procesan. Los comandos de conducción del Pegasus se envían de nuevo en tiempo real para controlar el vehículo virtual que se desplaza en el entorno simulado para validar que los algoritmos y el software funcionan correctamente. Todo ello diseñado para obtener la máxima flexibilidad y el mayor rendimiento, a la vez que se eliminan los riesgos.

Las soluciones de NVIDIA Automotive están disponibles para fabricantes de automóviles y la industria auxiliar, startups y centros de investigación que conforman el futuro del transporte.