Descubre todo tu potencial: cómo las frecuencias de frames más altas te dan ventaja en los juegos battle royale

Autor Gerardo Delgado el 7 de marzo de 2019 | GeForce RTX GPUs Featured Stories G-SYNC Hardware

El género battle royale ha despegado durante el último par de años con juegos tales como PlayerUnknown’s Battlegrounds, Fortnite, Call of Duty: Black Ops 4 - Blackout and Apex Legends que atraen a millones de usuarios cada día. La premisa de estos juegos es bastante sencilla: te encuentras en el campo de batalla, solo o como parte de un pelotón, decidido a ser la última persona o el último equipo que queda en pie. Tendrás que explorar la zona en busca de restos de armas de supervivencia mientras destruyes (o esquivas) a los oponentes que puedan cruzarse en tu camino. Esto te sumerge en un juego intenso y frenético donde la rapidez de reacción puede marcar la diferencia entre la victoria y la derrota.

Para lograr una «victoria incontestable» quieres toda la ayuda posible. Que consigas tu arma favorita, la armadura de nivel 3 y una posición ventajosa resultan decisivos, ¿pero cómo incide el factor hardware en tu derrota o victoria en battle royale?

Mayor número de frames por segundo (FPS) se traduce en mejores resultados

Durante muchos años, los profesionales de los esports han ajustado su hardware a frecuencias de frames extremadamente altas (144 o incluso 240 FPS) y emparejan el hardware con monitores cuya tasa de refresco es alta. De hecho, ProSettings.net y ProSettings.com informan de que el 99 % de profesionales de battle royale (Fortnite, PUBG y Apex Legends) utilizan monitores de 144 Hz o más y un 30 % utilizan monitores de 240 Hz. Esto se debe a que, al ejecutar un juego, se produce un intrincado proceso en el PC desde el momento en que se presiona el teclado o se mueve el ratón hasta que se ve un frame actualizado en la pantalla. Llaman «latencia» a este período de tiempo y cuanto menor sea la latencia, mejores serán los tiempos de respuesta.

Los juegos más modernos, «Game Engine», «Direct X Render» y «GPU», tienen todos la misma latencia. Cuanto más rápida sea la GPU, menos tardarán estos procesos en realizarse y más rápidamente se verán las imágenes actualizadas en el monitor y podrás reaccionar. Por consiguiente, tu GPU es el elemento más importante para reducir la latencia. Más adelante, puedes ver como la latencia integral de un sistema cambia en función de la GPU.

La latencia de un sistema con una tarjeta gráfica NVIDIA RTX se reduce a la mitad en comparación con una GeForce GTX 750 Ti y es casi seis veces inferior a la de un sistema sin GPU GeForce. Así que una forma infalible de reducir la latencia es conseguir frecuencias de frames más altas, actualizando la GPU u otros componentes que puedan estar restringiendo el número de FPS.

Al trabajar con profesionales a través del equipo de investigación de NVIDIA y Esports Studio, hemos observado las ventajas que supone tener tasas de refresco y FPS altos en cuanto a pruebas de percepción y puntería directas. En pruebas A/B ciegas, los profesionales de nuestros laboratorios han podido discernir con coherencia y apreciar las ventajas de una reducción de latencia de apenas unos milisegundos.

¿Pero que implican las frecuencias de frames más altas y la menor latencia a efectos de tu competitividad en battle royale? He aquí algunas ideas:

  1. Mayor número de FPS significa que ves el frame siguiente con mayor rapidez y puedes reaccionar.
  2. Mayor número de FPS en un monitor de gran cantidad de Hz se traduce en imágenes más fluidas y mejor puntería en blancos en movimiento. También es menos probable que veas microrretrasos o «saltos de píxeles» de un frame al siguiente al recorrer la pantalla con la mira.
  3. Un mayor número de FPS junto con tecnologías G-SYNC como Ultra Low Motion Blur (ULMB) aumentan la nitidez del texto y los objetos y facilitan la comprensión en las escenas en rápido movimiento.

Por ello, con los juegos battle royale, que se basan en gran medida en los tiempos de reacción y la posibilidad de detectar rápidamente a un enemigo, conviene jugar a 144 FPS o más.

Mayor número de FPS y K/D

Sentíamos curiosidad por comprender cómo el hardware y las frecuencias de frames afectan a la competitividad general en juegos battle royale para los jugadores normales, aunque un mejor hardware no puede sustituir a la práctica y el entrenamiento, debería ayudar a los jugadores a acercarse a su máximo potencial.

Una de las métricas comunes de rendimiento del jugador en juegos battle royale es el porcentaje de asesinatos frente a muertes (K/D), es decir, el número veces que matamos a otro jugador dividido entre el número de veces que otro jugador nos mata. Mediante datos anónimos de GeForce Experience Highlights en eventos K/D de PUBG y Fortnite, hemos hallado algunas conclusiones interesantes sobre el rendimiento de los jugadores y queremos compartir esta información con la comunidad. ¡Vamos a echar un vistazo!

En la primera parte de nuestros datos, recogimos en un gráfico el rendimiento de K/D en Fortnite y PUBG del jugador medio para cada generación de GPU. Utilizamos la GeForce GTX Serie 600 como referencia y calculamos el aumento relativo del porcentaje de asesinatos frente a muertes tal y como corresponde a cada generación sucesiva de GPU. Como muestra el gráfico anterior, el jugador medio que utiliza las nuevas tarjetas gráficas GeForce RTX Serie 20 tuvo un porcentaje de asesinatos frente a muertes un 53 % más alto en comparación con un jugador que utiliza las anteriores tarjetas GTX Serie 600.

Una explicación obvia en este caso podría simplemente ser que los mejores jugadores tienden a comprar mejor hardware, así que ahondamos en los datos para comprender si podíamos contabilizar las habilidades de los jugadores.

Sabemos que cualquier mejora en los juegos battle royale es cuestión de práctica, por lo que luego analizamos los datos en función del número de horas a la semana que jugaba un jugador.

Lo que resulta interesante aquí es que tener una mejor tarjeta gráfica ayudaba en todos los niveles de tiempo de juego, tanto si solo juegas algunas horas a la semana como si eres un veterano de battle royale. De hecho, en el gráfico vemos que la brecha entre los usuarios de GeForce GTX 1050/Ti y los usuarios de GeForce GTX 1080/Ti aumenta a medida que aumentan las horas jugadas a la semana, lo que indica que los jugadores que acumulan más horas de juego parecen beneficiarse aún más de tener una buena GPU. Estos datos se alinean con lo que observamos en la investigación en nuestros laboratorios: cuanto mayor es el nivel de habilidad, más se ajustan esos jugadores con el juego y pueden beneficiarse de las diferencias de hardware.

144 es el nuevo 60

Para tener una perspectiva final, queremos ver cómo se relacionan la proporción K/D y las GPU con las tasas de refresco del monitor. Aunque las GPU más potentes y las mayores frecuencias de frames pueden contribuir a por sí mismas a la fluidez y el tiempo de reacción, la ventaja plena de frecuencias de frames más altas se libera cuando la tasa de refresco del monitor puede seguir el ritmo de la GPU.

Así que esta vez, comparamos la diferencia de K/D para el jugador medio que utiliza las GPU GeForce GTX Serie 10 y GeForce RTX Serie 20 con monitores de 60 Hz, 144 Hz y 240 Hz, respectivamente. Dado que nos interesa comprender el efecto de las frecuencias de frames altas, hemos limitado este ejemplo a los jugadores que usan una resolución de 1080p, ya que resoluciones más altas pueden afectar al número de FPS.

Los datos indican que los jugadores que aprovechan plenamente sus tarjetas gráficas con un monitor cuya tasa de refresco es alta (144 Hz o superior) tienen porcentajes de asesinatos frente a muertes considerablemente más altas. Y, tal como hemos visto antes, ese rendimiento aumenta significativamente cuando se evoluciona hacia las GPU GeForce RTX Serie 20.

Descubre todo tu potencial en los juegos battle royale

Durante años, los jugadores pensaban que el número mágico de FPS que había que superar era 60 FPS, y muchos creían que solo se necesitaban 144 FPS si se pretendía competir en torneos de esports. Sin embargo, tal y como se refleja en este artículo, los jugadores normales de battle royale que utilizan tarjetas gráficas rápidas y monitores cuya tasa de refresco es alta tienden a conseguir mejores resultados que los jugadores que utilizan tarjetas gráficas anteriores y más lentas con pantallas de 60 Hz.

En otras palabras, si juegas a battle royale y quieres sacar lo mejor de ti, debes optimizar tu sistema a más de 144 FPS y emparejarlo con un monitor de 144 Hz. Además, para brindar el mejor rendimiento, los monitores de 240 Hz ofrecen un impulso adicional, aunque se necesitará una tarjeta gráfica lo bastante potente que se ejecute continuamente a 240 FPS para sacar el máximo partido de ella.

Estos datos no implican que con solo actualizar tu GPU te convertirás en un mejor jugador. Pero, hagas lo que hagas, es fácil apreciar la relación entre el hardware que se usa y el porcentaje de asesinatos frente a muertes: disponer del hardware correcto permite conseguir el mayor número de FPS y la menor latencia, y eso puede ayudarte a alcanzar todo tu potencial en el campo de batalla.

Si has actualizado recientemente tu hardware, nos encantaría que nos dijeses si te ha ayudado a mejorar tu juego en battle royale y que pudiéramos comparar tus notas con nuestro propio análisis.

Tarjetas gráficas recomendadas para frecuencias de frames altas

Entonces, ¿qué se necesita para alcanzar altas frecuencias de frames en los juegos battle royale más populares? Echemos in vistazo:

Apex Legends ha irrumpido con fuerza en la escena de battle royale y tiene más de 50 millones de jugadores al mes de su lanzamiento. Cuando la mayoría de los jugadores tratan de aprender el juego lo más rápido posible, contar con las armas adecuadas puede ayudarte a conseguirlo más deprisa. Gracias a GeForce RTX 2070 jugarás a 144 FPS con la máxima configuración y GeForce RTX 2080 Ti te pondrá a 200 FPS. Siempre puedes reducir aún más la configuración para aumentar el número de FPS, pero con las GPU GeForce RTX puedes conseguir un número de FPS competitivo y una buena calidad gráfica. Esto cobra especial relevancia para los jugadores que lo viven en directo o que capturan y comparten el juego.

Call of Duty: Black Ops 4 - Blackout es otra reciente incorporación al género battle royale. Con la nueva GeForce GTX 1660 Ti podrás jugar a 144 FPS con la máxima configuración. GeForce RTX 2060 te ayudará a mantener un número constante de 144 FPS en 1080p con la máxima configuración incluso durante las luchas más encarnizadas. Para lograr el mejor número de 240 FPS, ahí es donde destacan nuestras tarjetas gráficas GeForce RTX 2080 y GeForce RTX 2080 Ti.

En cuanto al número de usuarios simultáneos, Fortnite es uno de los juegos battle royale más populares. Si quieres alcanzar 144 FPS con la máxima configuración, una GeForce GTX 1660 Ti te ayudará a conseguirlo. Aunque, para mantener el número de 144 FPS en todo momento, la GeForce RTX 2060 es el camino. Si quieres tomártelo en serio, GeForce RTX 2080 y GeForce RTX 2080 Ti te permitirán alcanzar tu pleno potencial competitivo a más de 240 FPS.

PlayerUnknown’s Battlegrounds es más conocido por popularizar el género battle royale entero. El juego puede tan exigente con tu hardware como difícil de jugar, pero la GeForce RTX 2070 puede darte ventaja al impulsar tu juego a 144 FPS en 1080p con la máxima configuración. Para obtener el mayor número posible de FPS, GeForce RTX 2080 Ti es el arma preferible. 

Conclusión

Tanto si eres un profesional como si acabas de empezar con los juegos battle royale, contar con el hardware adecuado puede ayudarte a desarrollar todo tu potencial en el campo de batalla. Echa un vistazo a una de nuestras GPU GeForce RTX Serie 20 emparejadas con un monitor G-SYNC cuya tasa de refresco sea alta para conseguir los tiempos de reacción más rápidos y una ventaja sobre tus oponentes. ¡A disfrutar del juego!